miércoles, 24 de febrero de 2010

Fases Del Sida

Fases
Infección Primaria
Síntomas físicos



VIHMuchas personas no presentan síntomas evidentes inmediatamente después de infectarse por el VIH. Sin embargo, al cabo de tres a seis semanas, aproximadamente el 50-70 % de las personas desarrollan un síndrome agudo por VIH, cuyos síntomas duran alrededor de una semana y consisten en fiebre, dolor de garganta, cansancio, pérdida de apetito, náusea, vómito y diarrea. Las personas pueden desconocer que están infectados por el VIH, ya que estos síntomas acompañan habitualmente al resfriado común.



La historia interna



Durante la etapa de infección primaria, la carga viral aumenta al máximo a medida que el virus (VIH) se extiende por el organismo, especialmente al tejido linfoide. Después, la carga viral comienza a descender a medida que el sistema inmunitario responde a la infección. La cuenta de células CD4 desciende bruscamente durante la infección primaria porque el VIH destruye indirectamente la población de células durante el proceso de replicación viral.



Síntomas generales del síndrome agudo por VIH:
· Fiebre
· Infección de garganta
· Ganglios linfáticos inflamados
· Cefalea
· Dolor articular o muscular
· Fatiga o pérdida de energía
· Anorexia o pérdida de peso
· Náusea, vómito, diarrea
· Trastornos cutáneos, como erupción y ulceración, y del sistema nervioso, como meningitis y encefalitis.



¿Qué puede hacer?



Contribuir activamente a su salud y bienestar mediante las siguientes acciones:
· Consultar a un psicólogo o asesor que pueda ayudarle a afrontar las dificultades personales que está experimentando, como saber que es positivo para el VIH y sentir ansiedad por el futuro. Los especialistas de salud con experiencia en ayudar a las personas a enfrentarse a los problemas asociados con el VIH y SIDA pueden ayudarle a idear estrategias para controlar las situaciones difíciles y hacer que la vida con el VIH/SIDA sea más fácil para usted y para sus seres queridos.
· Mantenerse lo más sano posible consumiendo alimentos nutritivos y realizando ejercicio de forma regular.



¿Qué puede hacer el personal sanitario?



Después de establecer la positividad frente al VIH, el personal de salud que le atienda le hará una historia clínica, realizará una exploración física y pedirá una serie de pruebas de laboratorio, como la determinación de la cuenta de células CD4 y la carga viral. El recuento de células CD4 es una medida de leucocitos especiales que ayudan al organismo a vencer la enfermedad, y la carga viral es una determinación de la cantidad de VIH circulante en la sangre. La información sobre la cuenta de CD4 y la carga viral ayudará a su médico a valorar el estado de su sistema inmunitario y los tratamientos disponibles, como el tratamiento antirretroviral.


Infección Intermedia
Síntomas físicos



La mayoría de las personas infectadas por el VIH no tienen síntomas en la fase intermedia. De hecho, algunas permanecen asintomáticas durante 10 años y más. Esto se debe a que siguen reponiéndose las células CD4 destruidas por el VIH, lo que les permite hacer frente al virus, en algunos casos durante años. Sin embargo, el equilibrio de fuerzas entre el sistema inmunitario y el VIH se inclina finalmente a favor del virus, momento en el que aparecen los síntomas de infección más avanzada.
La historia interna
VIHAunque durante la fase intermedia parezca que no ocurre nada, el sistema inmunitario y el VIH tienen entablada una batalla feroz. Cada día, miles de millones de células CD4 son creadas y a continuación destruidas en la batalla contra el VIH. Cuando la destrucción de células CD4 comienza a superar la producción de nuevas células CD4, el equilibrio de fuerzas se inclina a favor del virus. Cuando esto ocurre, el sistema inmunitario se debilita y hace que el organismo sea vulnerable a las enfermedades definitoria del SIDA.
Depósito A
· Producción normal
· Células CD4
· Recambio normal
Depósito B
· Aumento de la producción
· Células CD4
· Pérdida por la infección por VIH
· Recambio normal
Demostración de la fase intermedia de la infección
La analogía anterior representa lo que ocurre con las células CD4 en la fase intermedia de la infección por el VIH. La cantidad de agua que entra en el depósito A es la misma que la que sale del depósito a través de la llave; por lo tanto, se mantiene un nivel constante de agua. Del mismo modo, en un individuo que no está infectado por el VIH, las células CD4 se producen al mismo ritmo en que se destruyen y por ello su número en el organismo permanece relativamente constante.
Sin embargo, en una persona infectada por el VIH, el virus destruye una cantidad elevada de células CD4 (representadas por el agujero del fondo del depósito B). La cantidad total de agua que sale del depósito B, a través de la llave y del orificio supera a la cantidad que entra en el recipiente y, al final, el depósito se vacía y se queda seco. De un modo similar, cuando la destrucción de las células CD4 supera a su producción, ya no queda un número suficiente de células para combatir al virus.



¿Qué puede hacer?
·



Comuníquese de forma abierta y regular con su profesional de salud. Sepa por qué se realizan algunas pruebas y por qué se recetan determinados tratamientos.
· Entérese de los síntomas que pueden indican la presencia de enfermedades secundarias u otras enfermedades específicas. El conocimiento de los factores que pueden favorecer u obstaculizar la enfermedad también es muy útil.
· Asegúrese de que comprende las instrucciones de administración de sus medicamentos.
· Manténgase lo más sano posible consumiendo alimentos nutritivos y practicando ejercicio de forma regular.



¿Qué puede hacer el personal de salud?



Acuda al personal de salud responsable de su caso de forma regular para que pueda vigilar su cuenta de células CD4, su carga viral y su peso corporal. El personal de salud puede ofrecerle opciones terapéuticas como el tratamiento antirretroviral (medicamentos que impiden la reproducción o "replicación" del VIH). Al mantener la carga viral en niveles reducidos, el sistema inmunitario puede recuperarse aunque sea parcialmente y continuar su batalla contra el VIH.
El personal de salud responsable de su caso también puede remitirle a un psiquiatra u otro profesional con experiencia que le ayude a afrontar las dificultades personales que puede experimentar.



Infección Avanzada
Síntomas físicos
Las personas infectadas por el VIH que se encuentran en fase avanzada pueden presentar síntomas diversos, como aumento del tamaño de los ganglios, manchas blancas en la lengua de origen infeccioso y hematomas o hemorragias inexplicables. Cuando el recuento de células CD4 desciende hasta niveles muy bajos, el sistema inmunitario se debilita y se vuelve más sensible a las enfermedades indicadoras de SIDA, como la neumonía por Pneumocystis carinii (NPC), el sarcoma de Kaposi y una pérdida de peso importante conocida como síndrome de emaciación.
La historia interna
En la fase avanzada de la infección por el VIH, el nivel del virus en la sangre aumenta rápidamente y el recuento de células CD4 disminuye hasta niveles muy bajos.
El diagnóstico de SIDA se establece tan pronto como el recuento de células CD4 desciende por debajo de 200 células/mm3. No obstante, la presencia de una infección oportunista, como la NPC, también constituye una base suficiente para el diagnóstico de SIDA, aunque el recuento de células CD4 sea superior a 200 células/mm3.
¿Qué puede hacer?
· Siga las instrucciones del personal sanitario sobre la administración de todos los fármacos.
· Informe al personal sanitario si experimenta pérdida de apetito, náuseas u otros trastornos que puedan llevar a la desnutrición.
¿Qué puede hacer el personal sanitario?
Si desarrolla una enfermedad indicadora de SIDA, el personal sanitario responsable de su caso obtendrá una muestra de sangre para confirmar el diagnóstico de infección por el VIH y establecerá luego el mejor tratamiento para esa enfermedad concreta. Existe la posibilidad de que, una vez que una persona adquiere una enfermedad indicadora de SIDA, desarrolle otras enfermedades de este tipo. Por lo tanto, el personal sanitario le recomendará medidas preventivas frente a la neumonía por Pneumocystis carinii y otras enfermedades oportunistas.
Enfermedades definitorias de SIDA
Infecciones oportunistas

1) Las infecciones oportunistas están causadas por bacterias, virus, hongos y otros protozoarios que un organismo sano sería capaz normalmente de superar. Las enfermedades oportunistas que se asocian con frecuencia a la infección por el VIH y al SIDA son un tipo de neumonía causada por Pneumocystis carinii, una infección del sistema nervioso central denominada toxoplasmosis y la infección por el complejo Mycobacterium avium, que puede afectar a los pulmones, médula ósea e hígado. El tratamiento antibiótico puede evitar la aparición de algunas enfermedades.
1.- PulmónLa neumonía por Pneumocystis carinii es una infección pulmonar que afecta al 70-80 % de las personas infectadas por el VIH.
2.- BocaLas infecciones de la boca y garganta (p. ej., candidiasis o "algodoncillo") causadas por hongos como Candida albicans son muy frecuentes entre las personas infectadas por el VIH. Candida también causa infecciones vaginales en las mujeres.
3.- HígadoEl hígado puede resultar infectado por Mycobacterium avium intracellulare. Esta bacteria poco común puede afectar también a los pulmones, así como a la médula ósea.
4.- CerebroToxoplasma gondii, un parásito que afecta también a los ojos, pulmones y nervios, causa abscesos cerebrales y encefalopatía.
5.- ColonCitomegalovirus produce colitis, una infección del intestino grueso. Este virus puede afectar también los ojos, el esófago y los pulmones, causando una neumonía.
6.- GenitalesLa infección por el virus del herpes simple se caracteriza por la aparición de ampollas pequeñas llenas de líquido. Hay dos formas de este virus, el tipo 1 (VHS1) y el tipo 2 (VHS2). El tipo 1 se asocia habitualmente con infecciones de labios, boca y cara. El tipo 2 se asocia con infecciones de los genitales.



Enfermedades que afectan al cerebro y los nervios



La mayoría de los pacientes experimentarán problemas neurológicos durante la evolución de la enfermedad. El complejo de demencia por SIDA es una enfermedad definitoria de SIDA caracterizada por alteraciones cognoscitivas y de la memoria, así como por un deterioro de la capacidad de concentración y de realización de tareas complejas. Esta enfermedad puede afectar también a la capacidad motora del paciente y a su conducta.
Ciertos cánceres
El sarcoma de Kaposi es un cáncer asociado con el VIH y el SIDA que aparece predominantemente en hombres homosexuales infectados por el VIH. Se manifiesta a menudo como lesiones rojo-violaceas cutáneas, y puede afectar también a los ganglios linfáticos, el aparato digestivo y los pulmones.
Síndrome de emaciación
Se entiende desgaste (o consunción) la pérdida del 10 % o más del peso corporal (es decir, músculo y grasa) sin hacer dieta ni aumentar la actividad física. Hasta el 80 % de las personas infectadas por el VIH que desarrollan SIDA presentan signos de este síndrome. La inanición y los problemas metabólicos son las causas más importantes del desgaste. La inanición (es decir, la nutrición inadecuada) aparece cuando una persona infectada por el VIH pierde el apetito y no se alimenta; está demasiado cansado para prepararse una alimentación nutritiva, o sufre diarrea y vómitos frecuentes. Los problemas metabólicos causados por el VIH, las infecciones oportunistas o algunos medicamentos impiden que el organismo absorba y procese correctamente los alimentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mas Informacion

Cargando...